Luces de Navidad y LED, una combinación perfecta

28/11/2016

Evitar el derroche de energía es una máxima de la sociedad actual y cómo no, de todas las empresas. Para ello hay métodos sencillos y baratos, como cambiar ciertos hábitos de consumo o cambiar las condiciones del contrato de consumo eléctrico.

3

También las hay que requieren una inversión importante, como mejorar los aislamientos con dobles acristalamientos en las ventanas, por ejemplo. Y en un término medio se encuentra el alumbrado. Actualmente los nuevos sistemas LED permiten un gran ahorro en consumo, sin pérdida de utilidad ni de calidad (dan luz con toda su intensidad desde el momento del encendido) y con precios hoy verdaderamente asequibles.

Si es bueno el LED en alumbrado habitual, sin duda lo será, al menos por igual, en otros usos extraordinarios de la luz, como es la Navidad. Adornar las fachadas, los interiores, los árboles, los jardines con luces navideñas, es una costumbre en crecimiento que, con sistemas convencionales, dispara nuestro gasto en energía. Pero si se opta por los nuevos sistemas pagaremos mucho menos y también ayudaremos al medio ambiente. En definitiva, tendremos una Navidad más barata y ecológica. Y con estas tecnologías, también dispondremos de una iluminación más versátil y más bonita.

Si empezamos con el ahorro, los sistemas LED son mucho más eficientes y con un consumo muy inferior en comparación con los sistemas incandescentes, ¡hasta un 90% menos!. Al no generar calor, el 80% de la energía se convierte en luz, proporcionando un ahorro en la factura que no es el único. También está en la duración efectiva de las luminarias. Si antes, teníamos que cambiar casi cada año las luces de nuestro árbol de Navidad, con las LED cambia radicalmente. La duración media de los sistemas incandescentes alcanza una media de 1.000 horas, con los LED se multiplica la duración hasta las 50.000 horas, con una media de encendido de 8 horas diarias. O lo que es lo mismo, 6.250 días, unos 17 años.

Esta duración se basa en su tecnología. Electrónica, sin filamentos para resistir mejor temperaturas extremas (lo que les hace más ideales incluso para el exterior) y cambios de tensión. Además, como hemos mencionado no generan calor con lo que son mucho más seguras, especialmente si hay niños.

En referencia al respeto a nuestro planeta, los LED al no contener mercurio ni tungsteno y reducir las emisiones de CO2 en un 80%, son también menos contaminantes y colaboran con el medioambiente. Colaboran evitando el famoso calentamiento global y con ello, ayudando a prolongar el disfrute de navidades «blancas», como siempre han sido.

2

Un añadido más es que son sistemas que permiten crear luces en distintos colores (y alterarlos), tamaños y formas con lo que se multiplican las posibilidades de decoración y combinación de: intermitencias, intensidad, tonalidad, etc. Algunas ya traen formas muy navideñas, como de copos de nieve o de muñecos de nieve. Vienen preparadas con varias opciones de iluminación multicolor: fijo, cambiante…

Y gracias a estos sistemas de iluminación podemos disfrutar de una gran Navidad, económica y ecológica, sin renunciar a tener unas luces que brillen en toda su intensidad y colorido, celebrando estas fechas y el cambio de año como se merecen.

¡Felices Fiestas!

Share Button
(Visited 534 times, 1 visits today)

Tags: , , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies