La importancia de la iluminación en el trabajo

31/03/2017

¡No da igual! Ni mucho menos. Es muy importante tener una correcta iluminación, que es muy diferente a tener luz. Veamos por qué.

Si la iluminación del lugar de trabajo no es adecuada, el trabajador se cansará más rápidamente, con mayor fatiga visual, lo cual repercutirá en su rendimiento, además de quizá en su salud visual. Para optimizar la eficiencia en el trabajo, habrá por lo tanto que elegir la iluminación adecuada. No solo el sistema de iluminación debe garantizar la comodidad visual, sino que debe también contribuir a crear una iluminación agradable y una atmósfera adecuada para el trabajo. Un nivel de iluminación eficaz conforme a la tarea, estimulará la productividad de los empleados. Iluminar correctamente los diferentes puestos y lugares de trabajo es más que conveniente, facilita el bienestar físico y psicológico, y por lo tanto la productividad.

A la iluminación le afectan varios factores y ésta responde incidiendo sobre otros aspectos. De esta respuesta sufre o disfruta la persona. Así para realizar actividades o trabajos con seguridad de no sufrir accidentes se requiere una iluminación básica (ésta sería considerada como mínima pero insuficiente); para no afectar a la salud de nuestros ojos también necesitaremos una iluminación adecuada (ésta sería también mínima pero inaceptable); para sentirnos cómodos o confortables en la tarea requeriremos una iluminación de confort; y para realizarla con óptima productividad, deberá ser una iluminación eficaz.

Y dicha respuesta de la persona o trabajador nace de la combinación de cuatro factores, cada factor con infinidad de posibilidades, lo que otorga infinitas alternativas. Estos factores son: la persona, afectada por sus propias condiciones visuales; la actividad o tarea específica; el entorno, con sus colores, textura, reflejos, etc.; y la luz en sí misma, con su intensidad, distribución, calor, etc.

Sobre los dos primeros factores, persona y tarea, hay cierta inmovilidad e incidir sobre ellos es más complejo y costoso que sobre los otros dos. De manera que el entorno, es relativamente fácil de cambiar (ubicando el puesto de trabajo con otra orientación, etc.), pero su efecto, no desdeñable, es discreto. Sin embargo la iluminación, relativamente simple de alterar, tiene un elevadísimo impacto. Y esta relación es importante: manejando la iluminación afectamos el confort, el bienestar, la productividad…

En España, están regulados los niveles mínimos de iluminación en los lugares de trabajo y se definen en el Real Decreto 486/1997

Para conseguir una iluminación eficiente, primero hay que distribuir el lugar de trabajo por zonas, discriminándolas por tareas o actividades desempeñadas. A continuación analizar la incidencia o no de luz natural, y cómo lo hace. Estudiar posibles deslumbramientos directos o por reflejos. La estructura de cada una de estas zonas (contrastes, altura de techos, etc.) y la actividad realizada nos requerirán diferentes niveles de iluminación. Más aún determinadas tareas pueden requerir iluminación focalizada, además de la genérica.

Determinadas estas características de cada zona, se aplicaría las siguientes consideraciones (a tal efecto se utiliza como unidad de nivel de iluminación el lux): Para zonas donde se ejecuten tareas de bajas exigencias visuales los mínimos son 100 lux (manipulación de mercancías, salas de máquinas…); para exigencias visuales moderadas, 200 lux (almacenes de muebles, industrias diversas…); para altas, 500 lux (trabajos de oficina, trabajos con ordenador…); y para muy altas, 1000 lux (trabajos de precisión, joyería…). Igualmente, para los locales de uso habitual la referencia es de 100 lux (vestuarios, salas de descanso…), mientras que en las vías de circulación se reduce a 50 lux.

Las cualidades visuales aumentan hasta una iluminación de 1000 lux para estabilizarse hacia los 2000 lux.

  •  Los valores mínimos de iluminación artificial quedan regulados en la O.G.S.H.T. de 9 de marzo de 1.971 >>

En todo caso no debe olvidarse que el nivel de iluminación óptimo para una tarea determinada corresponde al que da como resultado un mayor rendimiento con una mínima fatiga.

Para terminar ha de recordarse que un adecuado nivel de iluminación asegura buena salud al trabajador y facilita una buena productividad. Y su coste hoy es muy asumible, gracias a las excelentes nuevas posibilidades, como la tecnología LED (enlace a la verdad sobre …), de notable versatilidad tanto en intensidad, como dispersión, calor y color. Más que nunca una buena iluminación es rentable.

En Del Led, tenemos un amplio catálogo con distintas luminarias que se adaptan perfectamente al alumbrado de puestos y zonas de trabajo. Si tiene alguna duda o sugerencia o quiere plantearnos sus necesidades y que analicemos su caso, puede hacerlo dejando un comentario o mandándonos un mensaje.

En Del Led estaremos encantados de ayudarle en todo lo que podamos.

Share Button
(Visited 467 times, 1 visits today)

Tags: , , , , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies